Institucional

En el Cono Sur del continente sudamericano, existe un área de pastizales naturales únicos en el mundo que componen el Bioma Pampa. La introducción del ganado bovino en los siglos XVI y XVII inició un sostenido cambio en la biodiversidad de los pastizales y especies asociadas; desplazó y sustituyó poblaciones de venados en bastas áreas de la región y por acción del sobrepastoreo produjo un empobrecimiento en especies herbáceas valiosas y una pérdida de hábitat para muchas especies de aves.

A medida que se fueron introduciendo otras producciones como la agricultura o la forestación, los pastizales naturales fueron perdiendo área. Este cambio en el uso de la tierra se ha incrementado en forma importante en los últimos años ante el aumento de valor de los productos agrícolas, liderados por la soja y el maíz, y de la forestación, principalmente con eucaliptos y pinos. Se estima que un millón de hectáreas son transferidas anualmente desde la ganadería extensiva hacia producciones más intensivas, en perjuicio de los pastizales naturales del Cono Sur.

Los pastizales naturales son hábitat de 540 especies de aves silvestres registradas, de las cuales 12 se encuentran amenazadas a nivel global. Entre ellas se encuentran especies de aves migratorias que hacen su travesía anualmente uniendo las praderas norteamericanas con las pampas de Sudamérica.

Debido a la importancia de los pastizales naturales para la biodiversidad que alberga, BirdLife International, junto a sus socios en las Américas, en el año 2004 deciden impulsar acciones para proteger estos pastizales. Es así que se concreta, dos años después, la primera iniciativa regional sudamericana para la conservación de los pastizales naturales: la “Alianza del Pastizal”, liderada por BirdLife International y ejecutada a través de los socios locales Aves Argentina, Guyra Paraguay, Save Brasil y Aves Uruguay.

El objetivo central de la Alianza del Pastizal (en adelante Alianza) es el de promover la conservación de los pastizales del Cono Sur de Sudamérica.